Entrevista realizada por el portal Da Vinci News a Masami Kurumada, publicada entre el 19 y el 20 de enero de 2016.

 

¡El maestro Kurumada dibujó y dio nacimiento a una autobiografía transcendental, el "chô jiden" ("Súper biografía"). ¡Él mismo nos comenta los puntos interesantes de ésta!

 

Con la llegada de su 40º aniversario de trayectoria como autor de mangas nekketsu, el maestro Kurumada desarrolló actividades variadas como ser el productor ejecutivo de una película y asistir al pre-estreno de ésta. En 2015, como proyecto final, en la revista Weekly Shônen Champion, anunció su primera autobiografía intitulada "Ai no jidai -ichigo ichie-". En diciembre del mismo año, la obra fue publicada en formato tankôbon. A pesar de que se trata de una autobiografía, su contenido es un mundo de Kurumada en su máxima expresión, "el Kurumadismo". ¿Cómo nació esta obra etiquetada como "chô jiden" ("Súper biografía")? Le preguntamos directamente al maestro Kurumada.

 

¡Felicitaciones por sus 40º aniversario de trayectoria como autor de mangas nekketsu! ¿También dibujó una autobiografía para esta ocasión?

 

En realidad no fue hecha pensando tanto en el 40º aniversario. Era una idea que ya tenía desde antes, pero este era un momento justo para hacerlo. Además, el señor Ken Takakura había fallecido, y me había quedado ese remordimiento de no haber podido sacarlo mientras aún estuviera con vida. Eso probablemente fue lo que me hizo decidir sacarlo ahora.   

 

Estoy muy ansioso por la frase "Chô jiden" ("Súper biografía"), ¿qué clase de historias traerá incluidas?

 

Esa frase no fue agregada por mí, sino por la editorial. Ellos dijeron: "¡Esto es algo que trasciende a una autobiografía!". (Risas.) Esta obra es en realidad una adaptación de aquello que sucedió en la realidad. La gente debería pensarlo como un 50% de hechos reales y 50% de ficción. Esto también lo aclaré en el epilogo, para no engañarlos. La misma tiene una atmósfera de barrio humilde que subyace bajo la superficie.

 

¿Por qué se le ocurrió dibujar una autobiografía de esta manera?

 

Las autobiografías de los otros autores son hechas de manera correcta, como un estudiante destacado. Contando su trayectoria con el manga de manera seria. Pero eso no tiene "picante", así que pensé en hacerlo un poco diferente. Bueno, podría decirse que "Ai no jidai" es muy "picante", no cuenta mi trayectoria con el manga de manera convencional. (Risas.) 

 

A pesar de ser una autobiografía, también es un manga. El estilo del maestro Kurumada está constantemente en busca del entretenimiento y el impacto. Por lo tanto, ¿en Ai no jidai -ichigo ichie- qué hechos fueron reales y cómo fueron adaptados? Mientras nos adentramos de manera breve en cada uno de los 8 capítulos, tendremos comentarios del maestro Kurumada sobre cada uno de ellos.   

Capítulo 1

 

El joven Masami Higashida creció viendo las películas de Ken Takakura, junto a sus amigos. En la década de los '60, existía una tendencia de ver a los Yakuza como personas "cool", y eso era más persistente aun en los barrios de trabajadores. Higashida y sus amigos admiraban al señor Ken, integrante de los Yakuza. Sin embargo, ellos aprenderían la cruda realidad de parte de éste...  

 

En este capítulo me parece que había un personaje principal llamado señor Ken. ¿Se trata de una persona real?

 

Así es. Después de todo, el señor Ken Takakura era un ejemplo de "hombre"; pero el señor Ken era un verdadero integrante de los Yakuza que también tenía esa cualidad. Él no es el único que fue nuestro modelo de persona que incluí en los capítulos, hubo varios. En aquel tiempo, en el barrio había mucha gente como él, de la cual tenías que tener cuidado de su comportamiento. 

 

También incluyó al detective Utsugi.

 

Por supuesto que también lo incluí. Cuando era niño había una estación de policía en frente de mi casa, y yo iba y volvía constantemente. Es que había un dojo en el segundo piso, así que él también nos enseñaba judo. Hoy día sería imposible entrar y salir de una estación de policía como a uno le plazca. (Risas.) 

Capítulos 2 y 3

 

Higashida se encuentra por casualidad con una Weekly Shônen Jump en el hospital, donde su amigo Jun estaba internado. Allí fue donde se encontró con Otoko ippiki gaki daishô de Hiroshi Motomiya, y éste le causó un gran impacto. Sus amigos le aconsejan que se convierta en mangaka, y al final logra terminar su primera obra.

 

En este episodio aparece el maestro Motomiya, ¿pero eso pasó realmente?

 

La escena en que el maestro Motomiya pelea contra los Yakuza fue creación mía, pero el impacto que recibí al ver las escenas en paginas doble de Otoko ippiki gaki daishô es totalmente verdadero. En aquella época, entre los protagonistas había muchos héroes de la justicia. Ellos ocultaban su identidad tras una máscara y derrotaban al mal. Pero en Otoko ippiki gaki daishô era completamente diferente, porque allí el protagonista era malo. (Risas.)

 

¿Haber leído Otoko ippiki gaki daishô hizo que se quisiera convertir en mangaka?                                                                                                                                             

No, porque lo vi por primera vez cuando estaba en el primer año de preparatoria y en aquel entonces todavía no tenía pensado nada en particular para el futuro, pero ese fue uno de los motivos. Bien, cuando estaba en tercer año de preparatoria, comencé a preguntarme si iría a la universidad o qué otra cosa podría hacer. Así que durante las vacaciones de verano, dibujé un manga por primera vez y lo envíe a la Shônen Jump.

 

En esta obra fue usted el que lo llevó directamente, pero en la realidad usted lo había enviado por correo, ¿no es así?

 

En ese tiempo estaba el Young Jump Award. Yo participé, pero no conseguí siquiera una mención de honor. Ooh, me preguntaba si todo había sido una gran pérdida de tiempo. Aun así, pensé: "Vamos a averiguar qué sucedió". Entonces me dirigí a la editorial y allí me dijeron: "¿Te gustaría intentar trabajar de asistente?", y así fui a parar al estudio de Kô Inoue, quien estaba dibujando Samurai Giants.

 

Cuando usted mismo llevó el trabajo, se encontró con una persona llamada Nakamura. Esa persona es...

 

Así es, esa persona también es real. Cuando era asistente, muchas personas iban y venían del estudio de Inoue. Así que él venía con un niño de aproximadamente 3 años a pedir dinero prestado, y el señor Inoue se lo daba. (Risas.) Cuando lo ves de cerca, el trabajo de mangaka es realmente duro. Pero desde que debuté pensaba que tenía que lograrlo de una manera u otra.   

 

El señor Nakamura le dejo un consejo: "El 'nemu' ('storyboard') es el alma del manga"...

 

Después de todo, debido a que el "nemu" que había hecho era malo, llevarlo fue una pérdida de tiempo. Si el "nemu" hubiera sido interesante, hubiera sido aceptado en la editorial. El "nemu", por así decirlo, vendría a ser como el plano del manga. Por más que pongas un lindo diseño de pintura en las paredes de tu casa, será en vano si está mal diseñada desde el principio. Hasta podría colapsar completamente, ¿no es así? Con el manga pasa lo mismo, cuando el "nemu" no está hecho correctamente, terminará arruinado a mitad de camino. Mientras iba avanzando en el mundo del manga, esas eran cosas que iba aprendiendo naturalmente. Por lo tanto, ese dialogo son palabras mías, pero lo adapté para que fuera el señor Nakamura el que me las decía.

Capítulo 4

 

Higashida se graduó de preparatoria, y mientras tenía un trabajo de tiempo parcial, enviaba sus mangas a la editorial, los cuales eran continuamente rechazados. Un día, en vez de Shueisha, decidió dirigirse a Akita Shoten, editorial de la Weekly Shônen Champion. Y cuando estaba dudando si llevarlo o no, se encontró en la puerta con un editor borracho. Esa persona era el señor Kabemura, editor en jefe de la Weekly Shônen Champion.

 

En el manga usted llevó su trabajo a la Weekly Shônen Champion en vez de a la Weekly Shônen Jump, pero yo soy consciente de cuál fue la revista que lo publicó...

 

Es que lo cambié. Es un manga autobiográfico, pero sería aburrido dibujar todo tal cual sucedió en la realidad. Cuando una persona se encuentra sola en la vida desde el comienzo existen ese tipo de altas y bajas, pero no necesariamente tiene que haber grandes dificultades. Especialmente si esa persona nace en una época de paz. Por lo tanto, me dirigí directamente a la Weekly Shônen Jump y allí debuté. No cambie en ningún momento. Puse que me dirigí a la Weekly Shônen Champion para expandir un poco la historia.

 

El editor en jefe Kabemura es un personaje genial, ¿no es así?

 

Esa es una persona real, un famoso y legendario editor en jefe. El realmente decía cosas como: "Te romperé el brazo". (Risas.) Él probablemente sea una reliquia de la época de las tiendas de alquiler de mangas, ¿no es así? Tanto en Shueisha, como en Kôdansha y Shôgakukan existía una imagen de competitividad y elitismo, pero Akita Shoten estaba lleno de luchadores. Mucha gente genial ingresó allí.

Capítulo 5

 

Mientras la salud de Jun empeoraba, el debut de Higashida finalmente era decidido. A pesar de que hubo un error y su nombre fue mal escrito, se dirigió al hospital donde lo esperaba Jun para mostrarle la revista que había publicado su obra, pero...

 

El capítulo 5 está centrado en su amigo Jun, ¿no es así?

 

Así es, y él también es una persona real. Por supuesto, él no era un joven tan apuesto así, ni le gustaba la pintura. Las personas enfermas sufrían mucho en aquel tiempo. Él se desmayó repentinamente mientras jugábamos al béisbol, y nosotros pensábamos: "¿Estará bromeando?". 

 

¿Existió esa discusión en la que él le dijo: "Yo ya no tengo esperanzas, pero tú debes seguir adelante"?

 

Me lo dijo, pero él no fue el único. Me decían cosas como: "De todos modos, nosotros ya no tenemos esperanzas, pero Kurumada, tú debes seguir adelante y convertirte en una estrella". Sin embargo, nadie creía en que podría tener éxito como mangaka, ni siquiera mis padres. Después de todo, yo fui el que más se sorprendió de lograrlo. (Risas.)

 

El maestro debutó con Sukeban Arashi. ¿Qué sintió con su verdadero debut?

 

Pensaba que realmente Sukeban Arashi se convertiría en una serie. Pero por la crisis del petróleo, el número de páginas fue reducido enormemente en la Weekly Shônen Jump. En el caso de las series se dibujaban unas 20 páginas, pero fueron recortadas a unas 12 o 13. Por lo tanto, hice una serie en 5 partes, en formato one-shot.

 

En su autobiografía, cuando llegó el momento de publicar su primer trabajo, ¿cómo es que el nombre de Masami Higashida se convierte en Masami Kurumada? Por favor, cuéntenos esa historia.

 

En realidad, esa es una idea invertida. Cuando envié mi trabajo para participar en el Young Jump Award, mi nombre fue listado bajo el título de "En el futuro, podemos tener esperanza en ellos", pero lo escribieron mal: "Masami Higashida". (Risas.) Así que utilicé esa idea en este volumen, pero al revés.

 

¿Consideró en utilizar algún pseudónimo?

 

Algunos, como Gô Saotome o Jôji Samidare. (Risas.) Eran los nombres de unos asesinos a sueldo que salían en un "gekiga" que rentaba y me gustaba mucho, hace ya mucho tiempo. Ahora que lo pienso, que bueno que no los utilicé. (Risas.) Después de todo, no hay nada mejor que tu verdadero nombre, el cual tus padres pensaron con mucho esfuerzo.

Capítulos 6 y 7

 

Otro de sus amigos, Toshiotoko Nakayama, conocido como "Toshi", comenzó a transitar el camino de los Yakuza. Por otro lado, Higashida sufre día a día por los "nemu" de su nueva obra. Un día, casualmente, gracias al escenario cotidiano, se le ocurrió una idea para una obra que cambiaría su destino. Los caminos de Higashida y "Toshi" claramente se estaban dividiendo.

 

Esa persona llamada Toshi que dibujó en este capítulo es...

 

Por supuesto. Pero Toshi no eran tan cool como en la obra. Era un amigo de la infancia, y en el fondo era un buen muchacho. Debido a que él sabía que yo andaba dibujando mangas, él me decía: "Sigue adelante"; pero después de mi debut estaba muy enojado y una vez me dijo: "¿Acaso piensas salir adelante con los mangas?", y nos agarramos a golpes de puño. Este fue un episodio basado en hechos reales.

 

A partir de aquí finalmente comienza con Ring ni Kakero (en la autobiografía llamado "Ring ni Hoero"). ¿Usted dibujó este manga basándose en una escena que vio de una hermana practicando boxeo con su hermano?

 

Bueno, eso fue invento mío en realidad. Llegué a esa idea utilizando todo el conocimiento que había obtenido de varias fuentes, como por ejemplo Ryôma gayuku de Ryôtarô Shiba. Comencé a leer libros como ese a partir de los 20 años de edad. Hasta ese entonces, había leído solamente mangas. (Risas.)

 

En el capítulo usted recibe ese consejo de parte del editor a cargo Kabemura, ¿eso fue realmente así?

 

Nadie me dijo nada. Después de todo pensaba que no serviría de nada si no absorbía varias ideas por mí mismo. Podía leer libros, ver películas o escuchar la historia de alguien, pero eso no significaba que pudiera utilizar esas ideas inmediatamente. Una vez que las ideas entran en mí, no sirven de nada si no las proceso primero. Y sería un plagio si las utilizara tal cual son, y el manga desde el comienzo no sería para nada interesante. Pero debido a que sale "condimentado" por mí mismo, es bien recibido por los lectores.  

 

Existieron escenas por las cuales los editores en jefe recibieron quejas del Consejo de Padres y Docentes, ¿usted tuvo alguna queja como esas?

 

No, nunca escuché una con respecto a mi trabajo. Pero hubo muchas obras de la Weekly Shônen Jump que fueron estigmatizadas. Los mangas de la Weekly Shônen Jump fueron los primeros, porque vendían erotismo y violencia como "mangas shônen". (Risas.) Si bien en aquel tiempo no era una revista para chicos buenos, era un acto barbárico que se pusieran a repudiar todo lo que no les agradaba. 

Capítulo final

 

A pesar de que había logrado que Ring ni Hoero se convirtiera en una serie, su popularidad subía y bajaba constantemente. En aquel momento, tuvo un encuentro con Rui Shiratori, quien era promocionado como un popular ex-mangaka, pero que actualmente se encontraba en la ruina. Higashida se dio cuenta de que a sus mangas les faltaba algo, así que después de pensarlo mucho, llegó a la conclusión de que...

 

Rui Shiratori, quien había sido una persona famosa en el pasado, fue mostrado como alguien que había caído en la ruina. ¿Esta persona está basada en alguien?

 

Ese fue un personaje completamente ficticio. Siento que él es ese tipo de persona que siempre está tratando de estar nada más que a la moda con sus historias, a diferencia de los mangas nekketsu. Por ejemplo, cuando Ring ni Kakero era un éxito, las otras revistas comenzaron a incluir batallas de 5 vs 5, y cuando Saint Seiya se convirtió en un éxito, muchas cosas de su estilo salieron en otros animes. Después de todo, este es un mundo de refritos tras refritos. Oh, a veces pueden tener éxito, pero generalmente terminan fracasando. Para un escritor, el entretenimiento lo es todo, pero no es bueno dejarse atrapar por la moda y las tendencias de la época.  

 

Rui Shiratori le dijo: "Siento que tu manga le falta algo". ¿Eso era algo que usted también había notado?

 

Así es, yo también lo había notado. Cuando hacía Ring ni Kakero, el manga había obtenido el primer puesto en las encuestas. Sin embargo, a veces su popularidad caía. Cuando me puse a pensar por qué ocurría eso, me di cuenta de que era por la dirección que yo mismo le daba. Debía concentrarme en el entretenimiento, y no incluir cosas tales como historias de la vida cotidiana de manera innecesaria. Desde que me di cuenta de que debía enfocarme en el entretenimiento, Ring ni Kakero comenzó a transitar por la senda de la popularidad en perfectas condiciones.

 

Desde que se dio cuenta de eso, ¿comenzó a dibujar cada capítulo pensando que ese podría ser el último?

 

Cuando hice mi primer "nemu" para Ring ni Kakero fui a consultar al editor, y él me dijo: "Kurumada, hagas lo que hagas, tu vida cambiará grandemente en el futuro". Lo que quiso realmente decir fue que si una cosa no sirve una vez, ya no servirá nunca más. Así que fue bueno porque tuvo éxito; pero si no lo hubiera tenido, probablemente no hubiera seguido trabajando de mangaka. Ese sentimiento de peligro estaba presente en cada periodo de transición. Por ejemplo, Ring ni Kakero y Fûma no Kojirô fueron éxitos, pero Otoko Zaka fracasó. Si la siguiente obra, Saint Seiya, no tenía éxito, seguramente no hubiera seguido siendo mangaka. Debido a que logré superar todo eso, es que estoy aquí hoy día.

 

¿Sería algo así como que tuvo que lidiar con ese sentimiento de estar contra la espada y la pared constantemente?

 

Así es. Pero más que con el trabajo en sí, era con los "nemu" que tenía que hacer semana tras semana. Porque si hacía cosas de mala calidad, los lectores no lo aceptarían y lo ignorarían. Debido a que así lo creía, utilizaba toda mi energía para realizar cada "nemu".

 

Con respecto al título "Ai no jidai" ("Era del índigo"), por favor cuéntenos como se le ocurrió.

 

Existe algo llamado "Ao no jidai" ("Era del azul") en las pinturas de Picasso, ¿no es así? Yo estuve en esa época, pero el índigo me parecía un poco triste ya que yo no era un prodigio hasta ese entonces. Antiguamente, en las revistas shônen había varios colores de tinta, pero se decía que entre los lectores el más popular era el índigo. Tiene varios significados, pero principalmente lo hice para mostrar que no soy un "huevo de oro". Entre muchas otras cosas, cuando participé del concurso, se equivocaron hasta con mi nombre. (Risas.) Debuté con una docena de páginas de papel rugoso. Por así decirlo, soy una "bola de acero" que se oxida si no me pulo constantemente. He incluido ese tipo de conceptos de "la vida con el manga".

 

El maestro Masami Kurumada ha continuado entregando entretenimiento con todas sus fuerzas a los lectores, encarando al manga preparado siempre para batallar entre la espada y la pared. Finalmente, le preguntamos que espera para el futuro y como se siente por haber llegado a  su 40º aniversario de trayectoria como autor de mangas nekketsu.

 

Ha llegado a su 40º aniversario. Por favor, díganos que piensa en estos momentos.

 

No es algo para exagerar. Sin embargo, en los viejos tiempos, cuando finalizaba un capítulo pensaba en salir a divertirme y a beber sake; pero hoy día, las ideas para el próximo capítulo comienzan a surgir y quiero dibujarlas inmediatamente. Por lo tanto, la profesión de mangaka es una vocación. Incluso después de los 60, sigo batallando en las primeras líneas.

 

Y continuará dibujando en el futuro, ¿no es así?

 

Así es, seguiré en la carrera. En estos momentos me encuentro haciendo Otoko Zaka y Saint Seiya -Meiô Shinwa- (Next Dimension), pero también hay otros trabajos que fueron cancelados a mitad de camino. A estos siento que debo darles forma correctamente. Después de eso, también quisiera dibujar nuevos trabajos.  

 

Sin dudas quisiera ver esas nuevas obras del maestro Kurumada.

 

Hay ideas en mi cabeza. Por ejemplo, "Ai no jidai -gekitô-hen-" ("Era del índigo -Saga de las fieras batallas-"). Finalmente he decidido no tirar esos manuscritos, porque alguien podría encontrarlos y todo comenzaría desde allí. Sería una historia de cómo llegué a dibujar batallas en el mundo del manga. ¿No te da escalofríos de solo pensarlo?  

 

¡Así es! El 40º aniversario ya pasó, pero como fan estaría feliz si usted pudiera seguir adelante con el arte nekketsu hasta el 50º y el 60º aniversario.