Entrevista realizada a Masami Kurumada en la Shônen Champion #29, salida a la venta el 19 de junio de 2014.

¡¡Entrevista especial por el 40º aniversario de carrera como mangaka de Masami Kurumada!!

 

Durante 40 años ha estado quemando su Cosmo, comprometido con el manga shônen. ¡¡Ahora le daremos una mirada a esos sentimientos ardientes!!

 

-El sueño comenzó en su tercer año de preparatoria, logrando su primera serie a los 20 años de edad.-

 

El primer paso fue enviar su primer trabajo de 31 páginas, dibujado durante las vacaciones de verano, cuando estaba en su tercer año de preparatoria. Éste captó la atención del editor, y el maestro Kurumada entró en un periodo de aprendizaje, mientras apuntaba a lograr su debut trabajando como asistente. Luego de debutar con un one-shot, su primera serie producida fue Sukeban Arashi a los 20 años de edad. Era un manga de líderes de banda lleno de humanidad.

 

Me encontraba feliz... porque finalmente me sentía calificado como mangaka para hacer la serie. Ahí me di cuenta de que me convertiría realmente en un profesional en esto.

 

El maestro Kurumada cumplió su sueño durante su juventud. Él nunca hubiera imaginado que en el futuro seguiría dibujando mangas por décadas hasta el día de hoy.

 

Yo no lo consideraría tanto así como un "sueño"; pero por otro lado, tampoco cuenta como "trabajo". Lo que pienso sobre los mangas es que puedes dar forma a algo, haciendo lo que quieras...

 

El maestro Kurumada, desde que estaba en la escuela primaria, tuvo varios trabajos de tiempo parcial, tales como repartidor de periódicos y ayudante de restaurantes en el barrio.

 

Experimenté varios trabajos desde que era niño. Yo creo que había muchas alternativas laborales, pero para mí ser mangaka era un poco diferente a esos tipos de trabajos. Es algo único poder ganarse la vida haciendo lo que a uno le gusta. Si hubiera terminado atrapado en algún trabajo similar a esos, creo que hubiera sido duro.

 

Luego de finalizada la publicación de Sukeban Arashi, el maestro Kurumada comenzó deliberadamente una auto-renovación.

 

Luego de que terminé de dibujar y el tankôbon salió a la venta, me di cuenta de que no había dejado de imitar a los mangas que había estado leyendo hasta ese momento. Las historias interesantes y los personajes atractivos no se dibujaban solos, entonces me di cuenta de que debía exigirme aun más.

 

Hasta ese momento sus intentos para comenzar a leer habían sido pobres. Fue durante el periodo de un año, mientras hacía trabajos de medio tiempo, que comenzó a leer biografías, ensayos y novelas, uno tras otro.

 

Para compensar mi falta de experiencia, rápidamente comencé a buscar las experiencias vividas de otras personas. Más que nada, historias sobre personas cuyas vidas estaban llenas de vicisitudes, tales como Sengoku Bushô y Bakumatsu Shishi. También vi buenas películas, pero la lectura se convirtió en un entrenamiento que me permitió expandir mi imaginación. No tiene sentido ponerse a leer para simplemente aumentar el conocimiento, porque la creatividad tiene que ser construida en la propia imaginación, digiriéndola uno mismo, luego de haber obtenido las ideas y el conocimiento.  

 

Su segunda obra fue Ring ni Kakero, la cual fue inspirada por Ryômagayuku, una novela de Ryôtarô Shiba. En esta historia, Ryôma era un debilucho cuando era niño, pero su hermana lo crió e hizo que se volviera fuerte. Ese fue el modelo para los protagonistas Ryûji y Kiku. Él buscaba dibujar una historia que explore la relación entre dos personas. Ese fue el punto de partida de Ring ni Kakero. El tema del boxeo fue pensado más tarde.

  

-Ring ni Kakero construyó las bases del manga de Kurumada.-

 

Incluso en Ring ni Kakero hubo vicisitudes al comienzo, pero cuando las técnicas especiales salieron por primera vez, las respuestas de los lectores en las encuestas se dispararon. Sentí que esas respuestas me decían: "Oh, esto es lo que los lectores quieren". Le di un giro a la que, hasta ese momento, había sido una historia lineal sobre hermanos. Después de todo, es un manga de entretenimiento, y era necesario incluir elementos refrescantes.

 

Cuando la técnica especial de Ryûji, el Boomerang Hook, fue perfeccionada con mucho esfuerzo, los lectores se vieron fascinados de golpe. Desde entonces, cada vez que se mostraba una nueva técnica especial que representaba a los personajes, o el progreso de éstos, el entusiasmo de los lectores seguía aumentando.

 

Ahora que lo pienso, Ryûji era un personaje bastante difícil de manejar. Él es una persona buena que no cae en la furia con facilidad. (Risas.) ¿Cómo haré para manejar a este personaje cuando tenga que sacar su espíritu de pelea? Como resultado de pensar en eso, puedo decir que fueron creados una gran variedad de personajes con personalidades distintas. 

 

Una gran variedad de rivales, cada uno digno de convertirse en héroe. Un reparto lleno de personajes únicos. Esto es exactamente lo que el maestro Kurumada incorporó de las novelas históricas que contienen luchas despiadadas entre comandantes famosos. Él ha establecido una política llamada "crear un clímax en cada uno de los capítulos de la serie". La fórmula del manga de Kurumada para la creación de varios éxitos nació con Ring ni Kakero.

 

Pienso que fue bueno haber creado a ese eterno rival llamado Kenzaki. En contraste con Ryûji, cuyo espíritu florecía realizando un esfuerzo constante, Kenzaki era un prodigio de carácter frio que no mostraba ni una pizca de debilidad. Su naturaleza era diametralmente opuesta.

 

Mientras que ambos se reconocían como compañeros de lucha en el mismo equipo, incluso luego de que un gran número de formidables enemigos hicieran su aparición, la relación entre estas dos personas seguía siendo de rivales más que nada. Esto se convirtió en el eje principal de la historia. De esta manera, la "regla de oro" del manga de Kurumada fue mostrada exitosamente en Ring ni Kakero y Fûma no Kojirô.

 

Tomé ventaja entonces de analizar lo que había hecho en Ring ni Kakero, y desde el principio en Fuma no Kojirô, inmediatamente y sin pretensiones, decidí apuntar a las escenas "deliciosas", yendo directamente a lo importante. Pensé en seguir dibujándolas, recordando siempre en permanecer comprometido con el entretenimiento.  

 

El "manga de entretenimiento" es el lenguaje que el maestro Kurumada mejor habla. Él trata de ser lo más simple posible con los diálogos, haciendo más sencillo poder ingresar en ese mundo. Por esta razón, los diálogos a veces son revisados cada vez que una nueva edición sale a la venta, como por ejemplo los tankôbon y los bunkoban, así como también pueden haber algunos cortes en las páginas.

 

¡El manga de Kurumada es entretenimiento! Es fácil de leer y con un ritmo trepidante, pero puedes experimentar las emociones con todo.

 

-¡Ahora se encuentra escribiendo la secuela de Otoko Zaka, 30 años después de su cancelación!-

 

Este junio, la continuación de Otoko Zaka será escrita después de 30 años, el cual puede considerarse como un hito en el mundo del manga. Otoko Zaka fue la obra que le siguió a Fûma no Kojirô. Fue una obra en la que el maestro Kurumada puso su alma, siendo cancelada por no tener suficiente éxito, en una época en la que los mangas de "banchô" ("lideres de bandas") ya venían en descenso. En la última página había aparecido escrito en letras grandes "sin finalizar".

 

Pensaba que ya no podría dibujar la continuación de Otoko Zaka. Ese sentimiento había estado creciendo en mí en los últimos años, particularmente.

 

Otoko Zaka fue cancelado, sin embargo, muchos fans entusiastas hicieron llegar sus voces pidiendo que se reanude. Así que continuar dibujándolo después de 30 años no le va a ser difícil.

 

De hecho, nunca pensé que seguiría dibujándolo después de 30 años. Las ideas deben brotar sin parar mientras uno dibuja. Eso es en lo que pienso cada vez que voy a correr.

 

Después de aquellos 8 capítulos que habían sido publicados en formato tankôbon... una nueva publicación saldrá en el mismo formato manga en el que fue publicado hace 30 años atrás. Los fans de aquellos días están llenos de emoción. También estoy ansioso por saber que sentirán los fans más jóvenes, cuando en esta oportunidad se encuentren con Otoko Zaka por primera vez.

 

Tal vez yo no apunte a los niños más chicos, porque a diferencia de los malos mangas de hoy día, el "showa" (época comprendida entre 1926 y 1989) contiene elementos demasiado duros. (Risas.)

 

Sin embargo, el espíritu representado en Otoko Zaka seguramente será transmitido a las generaciones que no conocen el "showa". Con la finalidad de unir a Japón, les está entregando un ardiente mensaje que ha sido olvidado en estos días, con historias de hombres conectados con lazos de hermandad más fuertes que la "amistad".

 

Y eso no se limita a Otoko Zaka. Yo aprendí como debe ser un hombre gracias a los adultos que me rodeaban cuando era niño, y creo que eso se ha convertido en las bases del manga de Kurumada. 

 

El maestro Kurumada creció en el centro de Tokio, donde pudo experimentar la estética de hombres geniales, de trabajadores que se ganaban la vida con esfuerzo.

 

No soy siempre amistoso, cuando me enojo me enojo, pero los amigos siempre me levantan el ánimo. Esa clase de hombres son geniales, yo admiro sus corazones infantiles. A pesar de que a veces veo que en el mundo de los adultos no existe la mejor educación... Sigo pensando que son buenos tiempos.

 

El manga de Kurumada está aislado del mundo de jóvenes y adultos de estos días. Éste seguramente logra emocionar con su estética y su forma en que los hombres deben ser.

 

Así es, estoy verdaderamente agradecido de poder dibujar la secuela de Otoko Zaka. Ahora que lo pienso, podré terminar este manga que había sido cancelado.

 

Ciertamente, la serie puede alargarse o cancelarse dependiendo de la popularidad que tenga. Eso no es nada raro con los mangas. Si la serie se prolonga sin cesar gracias a su popularidad, la tensión continúa, y debes seguir sacando nuevas ideas constantemente... Esto también lo sufren los mangakas famosos.

 

Sin embargo, nunca se me cruzó por la cabeza querer dejar de dibujar mangas. Aunque a menudo pienso que es cansador. (Risas.) Entusiastamente quiero dibujar historias maravillosas. Incluso cuando veo películas o dramas, inmediatamente me pongo a pensar: "Esto es interesante, ¿no es así? Me pregunto cómo podría desarrollar esa idea a mi manera". Es decir, pensar en una historia nueva todos los días, puede que se haya convertido en un habito.

 

-La originalidad de Saint Seiya fue creada completamente desde cero.-

 

Durante el comienzo de la publicación de Saint Seiya se consideró en "hacer una verdadera obra original que no estuviera atada a un genero especifico".

 

Fui inspirado por la mitología griega, pero a pesar de que acumulé mucho material leyendo varios libros, yo quería crear un universo original. La palabra "Cosmo", que vendría a significar algo así como "sed de sangre", fue un nombre que tome prestado, pero generalmente no uso términos que sean muy utilizados. De repente, cuando salieron palabras como "Cloth" o "Cosmo", tal vez fueron difíciles de entender para los lectores al comienzo. Sin embargo, yo quise arriesgarme.

 

El anime de Saint Seiya puede considerarse como el pináculo de las obras de Kurumada, el cual multiplicó los fans del maestro alrededor del mundo. El continúa dibujando incluso hoy, como ya sabrán... ¡Y además, una película en 3D enteramente hecha en CGI, Saint Seiya Legend of Sanctuary, será lanzada! Saint Seiya vuelve a nacer con desarrolladores de primer nivel, utilizando tecnología y diseños peculiares.

 

Una película en 3D completamente en CGI en la cual se invirtieron 6 años para producirla, es algo que resalta completamente. Cada cabello tiene una textura y un movimiento que te deja atónito. Una obra adaptada en anime o en película, es algo así como una hija a la que entregas en matrimonio y a la cual ya no puedes darle ordenes. Por eso, los desarrolladores que adoraban leer Saint Seiya cuando eran chicos transmiten su entusiasmo "haciendo Saint Seiya a su manera". ¡Y eso me hace feliz!

 

-Vivo dándolo todo por los mangas de sangre caliente (nekketsu), rodeado de fans entusiastas.-

 

Aun así, incluso hoy que ha llegado a la edad de 60, el maestro ha comenzado a dibujar a "Seiya", 30 años después de su creación. Es impresionante que aún siga dibujando mangas para jóvenes (shônen).

 

En mi caso, mis ideas básicamente están orientadas a las revistas para jóvenes (shônen), así que es muy poco probable que termine dibujando una comedia romántica. (Risas.) Sin embargo, no creo que la línea divisoria entre las revistas shônen y seinen sea difícil de cruzar. Sin importar que, mientras sea algo interesante, seguiré hasta el final con eso.

 

40 años después continúa dibujando, me pregunto qué clase de sentimientos tendrá el maestro Kurumada al respecto. 

 

Todo ha pasado muy rápido. Yo era un mangaka, pero a pesar de que hacía dibujos llamativos, seguía haciendo cosas simples. (Risas.) Cada semana dibujaba incansablemente hasta la fecha de entrega. Incluso después de 40 años creo que nada ha cambiado, tanto en mi actitud hacia los mangas, como en mi forma de ser. ¡Estas son obras de entretenimiento de sangre caliente (nekketsu)!

 

El maestro Kurumada pone todo su corazón en sus mangas, me pregunto qué clase de cosas disfruta en su tiempo libre.

 

Es muy divertido cuando estás hablando tonterías y le dices "idiota" a un amigo. Incluso cuando me reúno con los editores, no me pongo serio en las conversaciones. Sin embargo, ideas interesantes pueden nacer en medio de eso.

 

El punto fuerte del maestro Kurumada es ser capaz de afilar ideas mientras se divierte. Eso tal vez se trate de un talento innato.

 

Después de todo yo pienso que "el manga no es un trabajo", porque si piensas lo contrario, seguramente te sentirás abrumado. (Risas.) Pero si piensas que es un pasatiempo, entonces se hará un poco más fácil.

 

Esa forma de pensar que tiene el maestro Kurumada de que "el manga no es un trabajo", proviene de la filosofía de "lo hago porque me gusta", algo que los principiantes no deberían olvidar.

 

Sin embargo, ese sentimiento de querer brillar aun más en la revista, incluso hoy sigue siendo fuerte. Cuando los tankôbon son apilados en las librerías, quiero sumergirme en ese hermoso lugar, deseo estar allí para conocer lo que los fans quieren. Por lo tanto, a pesar de que esto es un pasatiempo donde haces lo que quieres, siempre le pongo todas mis energías. ¡Esto es un pasatiempo muy serio!

 

Nada ha cambiado desde que hace 40 años el maestro Kurumada comenzó a recorrer el camino de los mangas de sangre caliente (nekketsu), y aún continúa haciéndolo. 

 

No es bueno ser arrogante y decir que todo está bien mientras dibujas. Esto siempre me lo digo a mí mismo. Tengo la confianza de que nunca escatimaré esfuerzos para dibujar los mangas que los fans esperan ansiosamente. Otoko Zaka que estoy dibujando ahora, y Next Dimension en el futuro, serán dibujados con todas mis energías. ¡Gracias por adelantado!

 

 

 

Traducción jap.-esp.: Shady

Scans: Raw-Hunters