Antiguas generaciones de Santos

Seguramente alguna vez te has preguntado, "¿existieron otros Santos en otras épocas además de los que ya todos conocemos?". La respuesta es simple: ¡por supuesto que sí! Y el manga esta repleto de ejemplos y pistas sobre ellos. A continuación, una recopilación de los datos que nos dejó el maestro Kurumada en su obra.


 

Santos de la generación inmediatamente anterior a la actual


Para comenzar, se podrían mencionar a los Santos de la generación inmediatamente anterior a la de los Santos del presente. Ellos serían, por un lado, los maestros de los Santos de Bronce secundarios (Nachi, Ban, Jabu, Ichi y Geki) y, por el otro, los Santos de Bronce y Santos de Plata que Sion menciona cuando va a elegir a su sucesor en el tomo 13.

Mención a los maestros de los Santos de Bronce secundarios. ¿Se habrán tratado de Santos de Plata?

Mención a Santos de Bronce y Santos de Plata que ya existían 13 años atrás.


El primer ejemplo es el más conocido de todos: existen Santos que entrenaron a Jabu, Geki, Nachi, Ichi y Ban, los cuales residen en Oran (Argelia), en Montañas Rocosas (Canadá), en Bomi Hills (Liberia), en Lago Holtz (Finlandia) y en el Monte Kilimanjaro (Tanzania), respectivamente. Lo que no sabemos, es si se trata de Santos todavía en servicio o si son ancianos retirados. Si fuese el primer caso, entonces se podría pensar que se trata de Santos de Plata; en cambio, si fuese el segundo caso, entonces existe la posibilidad de que se trate de los antiguos Santos de Unicornio, Oso, Lobo, Hidra y Lencillo, que heredaron sus Cloths a sus alumnos.

 

En el segundo ejemplo, y que puede estar directamente relacionado con el primero, se hace referencia a Santos de Bronce y Plata que ya existían trece años atrás. Sion dice claramente que éstos eran demasiado jóvenes, lo cual deja implícito que a lo sumo habrán tenido unos 10 años como máximo en ese entonces. Algunos de esos Santos, años después, pueden haber sido tranquilamente los maestros de los Santos de Bronce secundarios, y por eso la posible relación con el primer ejemplo.

 

Otra prueba de que existen Santos activos al rededor del mundo, y que nunca se presentaron en el manga, es mencionada en el tomo 13.

Allí claramente se menciona que, en el presente, existen Santos que se encuentran ausentes del Santuario. Y este ejemplo podría relacionarse con los anteriores, ya que no sería descabellado pensar que algunos de ellos son los maestros de los Santos de Bronce secundarios, y otros podrían ser los Santos de Bronce y Plata mencionados por Sion trece años atrás, los cuales, en la actualidad tendrían más de 20 años de edad.

 

Unos de los Santos pertenecientes a esta generación es, sin dudas, Orphée de Lira, Santo de Plata que descendió al Inframundo algunos años atrás para salvar a su amada Eurydice. Éste, de hecho, podría tratarse de uno de los Santos mencionados por Sion en el tomo 13 (siempre y cuando consiguiera el Cloth a los 6 años de edad), considerado demasiado joven para ocupar el puesto de pontífice. Asimismo, podría tratarse también de uno de los Santos no presentes en el Santuario, mencionado por Athena al final del mencionado tomo.

 

Santos de generaciones más antiguas


Por otro lado tenemos pistas sobre los nombres y rangos de muchos Santos fallecidos en el pasado, gracias a las lapidas mostradas en el cementerio del Santuario. A continuación una recopilación de estos, acompañados de las imágenes correspondientes.

 

Santos de Bronce: Bent, Willy, Henriette, Thomas (?), Descartes (?), Lund, Gauss, José, Jonny, Richard, Caron y Johanna. 

Santos de Plata: Ludwing, Serge, José, Gilles, Helga, Siroé, Algernon, Gavin, Edomon, Tess, Ivan, Baraba, Juan, Isac, Tony, Cima, Kain, Migel, Yomi, Timothy, Mathew, Himrar, Enok, Joys, Salomo, Zola, Van, Kim, Jack, Hanna, Carlo, Angele, Oscar, Nasir, Marco, Lorenzo, Fiderio, Johann, Alexandre, Ioannis, Georg, Otto y Theodra (Theodora).

Santos de Oro: Reon, Haeilk, Paul y Johan.

De rango desconocido: Nobo, Teris, One, Ono, Yo, Gen, Kei, Mik, Tom, Mack, Tony, Manuel y Jacques.

Al parecer, la mayoría de estos nombres no fueron elegidos al azar por el maestro Kurumada, sino que parecen seguir un patrón. Por ejemplo, ha optado por nombres bíblicos como Kain, Isac, Baraba, Enok y Salomo; y también por nombres de santos del cristianismo como Juan, Gavin, Helga, Gilles, Edomon, Timothy, Migel, Mathew, Jack, Tom y Paul. El resto, o son muy genéricos o no se ha encontrado fuentes al respecto. 

 

Santos del siglo 18


Estos Santos pelearon en la Guerra Santa contra Hades en el año 1747:

Pegasus Tenma

Crateris Suikyô

Odysseus


Aries Sion

Cancer Death Toll

Libra Dôko

Capricorn Izô

Taurus Ox

Leo Kaiser

Scorpion Écarlate

Aquarius Mistria

Gemini Cain/Abel

Virgo Shijima

Sagittarius Gestalt

Pisces Cardinale


 

Santos de épocas anteriores al siglo 18


En el tomo 13 del manga original, se nos muestra una imagen de doce Santos de Oro con el Pontífice detrás. En ella se explica cómo este último, generación tras generación, es el encargado de elegir a su sucesor personalmente entre los Santos. En la imagen puede verse que todos los allí presentes son mayores de edad, así que de ninguna manera pueden tratarse de los Santos de Oro del presente (nunca estuvieron los doce juntos de adultos). Y mucho menos pueden ser los del siglo 18, porque son muy diferentes a los que Kurumada nos presentó en el Next Dimension. Por lo tanto, lo más probable es que se trate de la orden dorada de alguna generación más antigua.

 

Santos de la era mitológica


Por último, hay que mencionar a los Santos mitológicos, los cuales, según una imagen presentada en el tomo 1, parece que no portaban protección alguna. Protección que supuestamente Athena crearía para ellos posteriormente, llamados Cloths.

 

En una de las generaciones inmediatamente posterior a esta, debe incluirse al Santo de Pegaso que logró herir el verdadero cuerpo de Hades.

En el capítulo 81 de Saint Seiya Next Dimension, el autor nos presentó una escena en la que la diosa Athena le entregaba "la flecha de la diosa" al Santo de Sagitario en la era mitológica y donde podíamos apreciar el aspecto que ambos tenían en aquella época.