Yoshifumi Hatano, Shingo Araki, Masami Kurumada, Takao Koyama y Masayoshi Kawata.
Yoshifumi Hatano, Shingo Araki, Masami Kurumada, Takao Koyama y Masayoshi Kawata.

Charla entre Masami Kurumada, Shingo Araki, Takao Koyama (compositor de la serie y guionista), Yoshifumi Hatano (productor de Toei) y Masayoshi Kawata (productor de TV Asahi), publicada en el Jump Gold Selection 2, salido a la venta el 9 de noviembre de 1988.

  

 

El maestro Kurumada y el maestro Araki remontan sus inicios a las tiendas de alquiler de mangas.

 

Entrevistador: Hoy le damos la bienvenida al maestro Masami Kurumada, autor de la obra original, y a parte del staff principal del anime. Les agradezco por tomarse el tiempo de venir. Creo que vamos a oír toda clase de anécdotas sobre la animación.

 

Kurumada: Si no me equivoco, la primera vez que me vinieron a hablar de una adaptación al anime fue aproximadamente en junio de 1986.

 

Hatano: Hacía mucho calor el día que vine a haberle de eso. Y nosotros no paramos de beber mugicha durante la reunión. (Risas.)

 

Kurumada: Era la primera vez que me proponían una adaptación animada para uno de mis mangas, y mientras escuchaba los detalles me puse a pensar: "¿En que se irá a convertir esto? Ah, realmente quiero verlo...".

 

Hatano: De nuestra parte, Toei Dôga, todo comenzó cuando nos asociamos con la cadena TV Asashi con el fin de producir un anime. Al momento de elegir una obra original para adaptarla, tuvimos en cuenta a los patrocinadores, por lo tanto nos terminamos acercando a Saint Seiya. Yo pensaba: "¡Este es, ningún otro!" (Risas.) Yo entonces le pedí a mi secretario que enviara la propuesta, y me puse en contacto con Moriyoshi Katô (productor de TV Asahi), predecesor del señor Kawata, así como con la gente de Shueisha y Masami Kurumada para poner en marcha esto.

 

Kawata: En ese momento nos dimos cuenta de que el público quería un show de héroes, y más aun los sábados a las 19 horas, horario que reunía una gran cantidad de telespectadores que veían un show que en ese momento había llegado a su fin.

 

Hatano: Podríamos decir que las condicionas indicadas se habían dado en ambas partes. Nosotros entonces tomamos rápidamente nuestra decisión, y le pedimos en julio de ese año al señor Koyama que escribiera el guión del primer episodio.

 

Koyama: La velocidad con la que esto avanzaba era realmente increíble. Fui capaz de terminar el guión a mediados de julio, cuando la transmisión estaba programada recién para octubre. Realmente tenía la impresión de que íbamos a estar apretados con el tiempo, pero son lindos recuerdos.

 

Kurumada: Como yo estaba trabajando cuando el primer episodio fue transmitido, lo grabé y lo vi a la noche. Sentí escalofríos por la emoción. Y justo en el momento en que el reloj de la pantalla marcó las 7 pm, el opening de la versión animada de una de mis obras comenzó con una explosión. Y entonces me dije a mi mismo que no me arrepentía de haber tomado esa decisión. (Risas.) Después de todo, 10% de rating representaba 10 millones de personas.

 

Entrevistador: ¿Usted mira mucho anime, maestro Kurumada?

 

Kurumada: Yo comencé a mirar anime en la época en que iba a la primaria, con, por ejemplo, "Ôkami Shônen Ken". Pero hacia el final de la primaria, ya me había cansado de esos dibujos redondeados. (Risas.) Y entonces me incliné por las tiendas de alquiler de mangas.

 

Entrevistador: Hablando de tiendas de alquiler de mangas, me parece que usted dibujaba mangas antes de meterse en el mundo de la animación, ¿no es así, maestro Araki?

 

Araki: Así es, yo dibujaba en Machi, una revista de una editorial llamada Central Bunko ubicada en Nagoya.

 

Kurumada: Ah, yo conocía la revista Machi. En cuanto a las tiendas de alquiler de mangas, rentar un volumen de un manga costaba unos 5 o 10 yenes en aquel tiempo.

 

Koyama: Un plato de ramen cuesta 40 yenes. (Risas.) La revista Shûkan Shônen Magazine lanzada en aquella época también costaba 40 yenes.

 

Kurumada: En aquella época, los mangas disponibles en las tiendas de alquiler eran los "gekiga", un género que estaba entonces en pleno desarrollo. Ya existían mangas escritos por maestros aún activos hoy día tales como Takao Saitô o Mitsuyoshi Sonoda, y debo decir que yo estaba fascinado por la fabulosa estructura de los "gekiga" cuando los leía todos los meses. Pienso que hoy yo no tendría el mismo enfoque a la hora de componer mis mangas si no hubiera tenido esa experiencia. Y luego de la era de las tiendas de alquiler de mangas llegaron las revistas de pre-publicación.

 

Araki: Hablando del alquiler de mangas, vender 2000 unidades de un volumen a las tiendas de alquiler era considerado en aquella época como un gran éxito. Dibujar un volumen te permitía en aquel tiempo comer por un mes. (Risas.) Yo dibujé aproximadamente 60 obras, pero el mercado de alquiler de mangas colapsó debido a la competencia de la televisión y las revista de pre-publicación, y entonces me vine a Tokio. Fue aquí donde comencé a trabajar en el campo de la animación.

 

Speaker: Las raíces de los maestros Kurumada y Araki inesperadamente tienen el mismo origen. (Risas.)

 

La emotiva historia de una joven que cruzaba el mar todas las semanas para ver Saint Seiya.

 

Speaker: ¿Qué clase de reacciones recibieron una vez que la transmisión comenzó?

 

Kawata: Básicamente nosotros diseñamos este anime para niños en el último año de primaria, pero en realidad hubo una gran cantidad de reacciones no sólo de chicos y chicas de primaria, sino también de jóvenes de secundaria. La reacción de la chicas fue particularmente increíble. (Risas.) Eso me hizo feliz. Cuando reemplacé a Moriyoshi Katô en este proyecto, me encontré a cargo de mi primer anime. E inmediatamente recibí cartas que me decían "continúa así" o "ya no hagas eso". (Risas.)

 

Kurumada: ¿Reacciones del tipo "no mates a ese personaje"?

 

Kawata: Algunas eran, por ejemplo, enviadas por chicas hablando de Shun, con comentarios como "pobre Shun". (Risas.) También había quienes habitualmente se concentraban en un personaje especifico y nos decían cómo se sentían con respecto a él cada semana. Pero en todo caso, eran principalmente las chicas las que enviaban las cartas.

 

Kurumada: ¿Y usted les respondía?

 

Kawata: Así es. También me llegó una carta de una chica de Aomori que decía que había descubierto Saint Seiya gracias a una amiga que le dijo que era interesante. Pero como la serie no era transmitida en Aomori, ella viajaba a Hakodate, donde tenía familiares, para ver Saint Seiya. Ella atravesaba el mar todos los sábados para ver el programa, se quedaba a dormir allí y al día siguiente regresaba a su casa.

 

Todos: ¡¿Qué?!

 

Kawata: Eso me conmovió. Estaba muy feliz de poder hacer Saint Seiya.

 

Kurumada: Se parece a lo que sentí el año pasado cuando fui al pre-estreno de la última película. Cada vez que un personaje aparecía en la pantalla oía a las chicas gritar "¡kyaah!". (Risas.) Verlo en la vida real te da una sensación diferente a cuando lo lees en las cartas de los fans. Fue una experiencia que me impactó, y me hizo muy feliz.

 

Hatano: En efecto, pero también es difícil experimentar directamente esas reacciones en un programa de televisión.

 

Kurumada: Por otro lado, hablando del anime, ahí es necesario consolidar firmemente el marco desde el principio. Pero en el caso del manga, a veces los personajes avanzan solos y entonces la historia se mueve hacia una dirección inesperada. El marco no está completamente fijo y predeterminado. Y en Saint Seiya es lo mismo. Así como Athena, que era más transparente al principio y los contornos del personaje no estaban claramente definidos. Algunas cosas tomaron una forma más solida en las reuniones con el señor Hatano y los demás que estaban en el proyecto. Creo que se podría decir que hubo un efecto de sinergia entre las dos partes.

 

Entrevistador: Y establecer firmemente a los personajes permite crear historias inéditas en el anime, ¿no es así?

 

Koyama: Hacer historias inéditas en el anime es bastante difícil. Incluso sabiendo cómo debe ser un personaje, puede ocurrir, por ejemplo, que una sola frase mal elegida dé la impresión de que ese no es un personaje de Masami Kurumada. Incluso por más que trates de no alejarte del trabajo original, la "irrealidad" del manga, en el buen sentido de la palabra, hace que eso sea dificultoso.

 

Kurumada: El mismo mangaka no sabe necesariamente en qué dirección irá la historia la semana siguiente. (Risas.) Por lo tanto, es posible avanzar hacia desarrollos inesperados.

 

Koyama: Incluso cuando hay cosas planeadas para el futuro de la historia del manga, nosotros no podemos saberlo por adelantado. Por ejemplo, después de crear el Crystal Saint como maestro de Hyôga, Camus hizo su aparición en el manga. (Risas.) Nosotros no lo habíamos previsto.

 

Kurumada: Así es. Yo no busco realmente ajustar mi historia en función de lo que sucede en el anime. Y es por eso que es interesante para los lectores ver cómo termina siendo esa parte en el manga. (Risas.)

 

Koyama: Yo pienso que esa competencia entre manga y anime permitía elevar el nivel de ambos, y esa sinergia era, por lo tanto, importante.


Fui al Monte Osore, en el extremo de Honshuu, para encontrar la iluminación de Shaka.

 

Entrevistador: Este "Anime Special 2" se concentra principalmente en el Sanctuary-hen, en el cual hacen su aparición los Gold Saints. ¿Tienen algo que decir con respecto a eso?

 

Hatano: El Sanctuary-hen, huh... Bien, por ejemplo, el número de fans de Death Mask ha aumentado, y de la misma manera cada Gold Saint parece haber encontrado un gran número de fans identificados con ellos. Eso fue bastante inesperado dado que ellos eran los antagonistas y que incluso algunos de ellos eran malvados.

 

Kawata: Lo opuesto a eso, a pesar de lo que uno podría pensar, es Aphrodite.

 

Kurumada: Así es, ese personaje no es muy popular.

 

Kawata: No, yo creo que él debe tener su cuota de éxito, pero le debió ser difícil progresar debido a su combate con Shun. (Risas.)

 

Speaker: Creo que debe haber sido difícil concebir a los Gold Saints quienes tenían cada uno una personalidad distinta...

 

Kurumada: Fue durante la creación de Shaka que tuve más problemas. Como él alcanzó la iluminación y es el hombre más cercano a los dioses, llegué a pensar en un hombre que había adquirido algo que estaba más allá del Séptimo Sentido. Y de esa manera, me puse a leer los "sutras", o incluso Buddha (manga) del maestro Osamu Tezuka. (Risas.) Pero realmente no logré comprender qué era exactamente la iluminación. Entonces me dirigí al Monte Osore, en la prefectura de Aomori, en junio del año pasado. Era un día hermoso, pero los pequeños molinos de viento plantados por todas partes en el suelo de lava seca, se comenzaron a mover ruidosamente debido al viento, creando un espectáculo surrealista. Y aunque leí los libros de Shakyamuni en las tiendas de aquel lugar, no fui capaz de comprender qué era la iluminación. (Risas.)

 

Koyama: Si usted lo hubiera comprendido, ahora sería un verdadero Buda. (Risas.)

 

Kawata: Aquello que más me sorprendió cuando descubrí a Shaka en el manga, fueron esos cuadros repletos de mandalas. Entonces me pregunté de qué manera íbamos a reproducir eso en el anime, ya que era algo necesario para aportar fuerza a esas escenas. (Risas.) Sin embargo, creo que el staff lo resolvió bien.

 

Kurumada: En el manga, yo sólo dibujé uno y luego simplemente copié y pegué el resto. Hubiera sido muy difícil dibujar detalladamente uno por uno. (Risas.)

 

Entrevistador: ¿Y después de todo eso, finalmente alcanzó la iluminación? (Risas.)

 

Kurumada: No, no. Regresé a Tokio y me pregunté a mi mismo como lo iba a hacer. Se trataba de un combate entre Ikki y el hombre más cercano a dios, así que no podía hacer un combate similar a los demás enfrentamientos, ya que de lo contrario los lectores perderían el interés, ¿no es así? Esa fue la razón por la que le hice decir, por ejemplo, que no existe ni mal ni bien absoluto, o incluso el hecho de que el Pontífice sea una persona así. Entonces al presentar a Shaka, hice que sobresaliera un sentimiento de inestabilidad y de vacío. Eso finalmente fue todo lo que pude encontrar.

 

Koyama: Yo creo que usted ha hecho una gran investigación. Y eso se demuestra muy bien, por ejemplo, cuando viajó al Monte Osore para buscar las bases para su obra. Ver de qué manera usted encontraba cada semana nuevas ideas, es también algo que interesaba mucho a nuestro staff. Cuando planeamos crear un anime basado en un manga, es muy necesario comprender en detalle cómo está construido. Tener un manga en el cual basarse hace las cosas más fáciles por un lado; pero por el otro, se debe tener cuidado de no arruinar el contenido del manga.


El baile de Hyôga, el cual fue suficiente para mostrar el encanto del anime.

 

Entrevistador: Además de la historia interesante, yo creo que una cosa que uno no puede dejar de citar cuando aborda el tema del encanto del anime es la belleza de los dibujos. ¿Podrían hablarnos más sobre esto?

 

Kurumada: Lo que particularmente me hizo decir: "¡Increíble! Eso se puede hacer gracias a la versión animada", fue la danza de Hyôga. Eso es algo absolutamente imposible de hacer en el manga. Uno no puede permitirse utilizar varias páginas para una técnica que será lanzada frecuentemente. (Risas.)

 

Kawata: Eso fue algo inesperado. Pero por otro lado, también algo cómico. (Risas.)

 

Kurumada: Así es, hay una delgada línea con lo cómico.

 

Araki: Hemos pensado en esa postura con el director, ya que en el manga pasa sin transición de una viñeta a otra. Y el trabajo de los animadores es justamente llenar esos vacios, y cuando eso se consigue correctamente, uno dice "¡genial!". En aquel momento yo me decía "¿hemos superado al manga?" (Risas.)

 

Kurumada: Y gracias a eso, a mi me bastó con una sola viñeta en el manga con esa postura para que los lectores que también miraban el anime pudieran decir "¡ah, él está danzando!". (Risas.)

 

Entrevistador: ¿Y qué hay sobre los diseños de personajes del anime?

 

Araki: En lo que respecta al diseño de los cinco protagonistas, desde el principio los había hecho como personajes esbeltos, pero me preguntaba si eso realmente funcionaría. Y por lo tanto me preocupé mucho mientras esperaba la respuesta del señor Hatano, quien estaba a cargo de verificar los materiales del anime. La producción de los dibujos entonces comenzó, y desde entonces el personaje al cual comprendí mejor sus sentimientos, mientras lo dibujaba, fue a Seiya. He oído que la escena donde Seiya llora, en la película que se estrenó este verano, fue apreciada por el público. Le agradezco a los espectadores, porque eso fue como si la pasión que puse hubiera emergido a través de la imagen. (Risas.) Justo detrás de Seiya, vienen Shun y Shiryû. Hyôga, por el contrario, es del tipo que se aleja un poco del grupo y muestra un sentimiento de soledad, y al principio yo no lograba capturar eso. Por lo tanto, cuando tenía que dibujar grandes imágenes mostrando a los cinco juntos, yo me preguntaba qué tipo de poses darles a Ikki y a Hyôga. Y por más que pensaba que lo había comprendido, yo tan sólo tenía una enfoque impreciso del tema. Pero las cartas enviadas por varios televidentes me ayudaron a entender cómo hacerlo.

 

Kurumada: Sucedía lo mismo con la ropa de Seiya y de sus compañeros. Yo había diseñado, por ejemplo, vestimentas inspiradas en el "gekiga", como los jeans; pero en el anime, en cambio, utilizaron una especie de mallas. De hecho, cuando lo vi por primera vez me pareció embarazoso. (Risas.) Pero el manga finalmente comenzó a aproximarse a eso, y los aspectos rústicos comenzaron a disminuir. Podría decirse que tomé para mi obra los puntos positivos del anime, y por lo tanto me sentí beneficiado por el valor agregado, gracias al señor Araki y al señor Koyama.

 

Araki: Algo que uno ha comprendido muy bien desde que comenzó la saga exclusiva del anime, es que es más fácil expresar las escenas de tensión cuando uno tiene una base en el manga. Y no sólo al nivel de la historia, sino en lo que concierne a los dibujos. Tener una viñeta de un manga como base permite explorar a nuestra manera diferentes posibilidades. En los animes de acción con robots, los movimientos tienen un lado mecánico, y uno puede prever exactamente cómo debería ser. Pero en el caso de un anime de acción como Saint Seiya, nadie puede afirmar con exactitud cómo los vacíos entre viñetas deben ser llenados. Y entonces, por ejemplo, en las escenas que muestran a los Saints corriendo, es posible mostrarlos desplazándose de una manera que no se corresponde con un humano normal. Ser capaz de elegir libremente las posturas de los personajes es un verdadero placer. Debemos poner nuestra imaginación a trabajar y preguntarnos cuál es la solución adecuada dependiendo de lo que haga el personaje.

 

Hatano: Hablando de los personajes, ellos terminaron cambiando. Y no sólo en Saint Seiya. Creo que podemos afirmar eso con certeza en cada anime con 100 episodios.

 

Araki: Eso fue algo que también me sorprendió cuando comparé los dibujos de la saga actual con los de la saga anterior. Todos los personajes tienen siluetas más delgadas. (Risas.) Al principio, yo había diseñado a esos jóvenes con una cierta musculatura, pero sin exagerar como en Kinnikuman. Pero con el transcurrir de los episodios, y de manera inesperada, se volvieron más y más refinados. Pero he pensado en eso, y estoy tratando de volver lentamente a sus diseños originales.

 

Kurumada: Yo no le puse muchos músculos a Shun en el manga, y le hice brazos parecidos a los de una mujer. Mû también es alguien atractivo, y ponerle muchos músculos daría un impresión rara. ¿Se imaginan ese rostro en un cuerpo repleto de músculos? (Risas.)

 

Hatano: Como la imagen de las voces de los seiyuus juegan un cierto rol cuando los dibujos se producen, uno puede decir que ellos también cambiaron después de aproximadamente treinta episodios. Pero en su segundo año, Saint Seiya se convirtió en un anime con más de 100 episodios, y por lo tanto, eso es inevitable.

 

¿El staff lloró y también se alegró? ¡Y los personajes SD!

 

Entrevistador: Supongo que los guiones de los episodios de Saint Seiya, y más aun en el caso de las historias inéditas, debieron ser muy difíciles de crear...

 

Koyama: Lo que no entiendo todavía es por qué querían que yo me hiciera cargo del guion y del escenario. Mi apodo es "Koyama el rey del humor", y estuve 10 años especializándome en la comedia. (Risas.) A pesar de que conocía al señor Hatano y al staff, yo tenía una cierta preocupación por abandonar Dragon Ball a medio camino para trabajar en Saint Seiya, cuyo marco aún no estaba definido debido a que la transmisión no había comenzado, y cuyo desarrollo de la historia aún era incierto. Y lo que más me dejó perplejo fue saber qué querían que yo me hiciera cargo de un anime de acción. (Risas.) Pero tuvo la buena fortuna de que se volviera un éxito, y me siento increíblemente agradecido a este trabajo que me permitió no limitarme solamente a escribir guiones orientados al humor.

 

Hatano: Pero yo creo que cuando uno puede escribir comedias, uno puede también escribir verdaderos dramas.

 

Koyama: Al principio, involuntariamente introduje humor, pero luego corregí eso. (Risas.) En cualquier caso, esta es la primera vez que escribo tanto para una obra especifica, y así de extensa.

 

Kurumada: En efecto, la risa es importante, y no sólo para hace bajar la tensión. Es imposible hacer todo en un estado de tensión permanente. Pero se podría decir que es algo difícil de implementar en el caso de Saint Seiya. En este punto, uno no puede insertar bromas sin preocupación.

 

Koyama: Si un personaje lanza un chiste, eso se volverá un problema luego, ¿verdad? Porque entonces deberemos repetir esa clase de cosas.

 

Kurumada: Y si hicieran bromas en medio de los combates, se harían matar. (Risas.) Después de todo, un Gold Saint puede dar 100 millones de golpes por segundo. Si Seiya u otro estornudaran, ese sería su final. (Carcajadas.)

 

Hatano: Bien, en ese caso deberíamos hacer un Saint Seiya con personajes SD ("superdeformed"). (Risas.)

 

Kurumada: Pienso que un anime como ese sería divertido de ver. (Risas.)

 

Kawata: Eso es algo que me gustaría intentar como productor. Eso es original.

 

Koyama: Yo también quisiera intentarlo alguna vez, lanzándome a fondo. Pero toda la responsabilidad sería del señor Araki. (Risas.)

 

Araki: Sí, estaría muy feliz. El staff también derramaría lagrimas de alegría. (Risas.) Pero pienso que cambiar repentinamente la parte actual de Saint Seiya sería... Cómo decirlo... (Risas.)

 

Kurumada: Sí, sería imposible en la historia actual. (Risas.)

 

Koyama: Desafortunadamente es un anime demasiado correcto, ¿no es así?

 

Hatano: No, si nos atreviéramos a hacerlo en contra de todas las posibilidades, podríamos decir que sería una especie de delirio. Pero por el contrario, no podríamos repetirlo varias veces. (Risas.)

 

Entrevistador: Ustedes están muy entusiasmados por estos personajes imaginarios de Saint Seiya en SD. (Risas.) Me parece que es un buen momento para concluir. Muchas gracias.

 

 

 

Traducción jap.-fran.: Archange

Traducción fran.-esp.: Shady