Entrevista realizada a Masami Kurumada a mediados de marzo de 1987 por la revista japonesa "Pafu", publicada en la edición #4, a la venta el 13 de abril.

 

Close Up ’86

 

Masami Kurumada

 

Saint Seiya es convertido en anime, y el manga de Kurumada una vez más explota de popularidad. Éste se ha vuelto el centro de atención del año fiscal 1987.

 

-"El anime es un gran apoyo para el manga."- 

 

La publicación de Saint Seiya ha cumplido su primer aniversario, ¿cuáles son sus pensamientos después de haber estado dibujándolo sin parar durante este tiempo?

 

Eso puedes notarlo en los dibujos, ¿no es así? Gracias a los niños, esto se ha convertido en anime y parece haberse vuelto un gran éxito, ya que tiene juguetes y discos (OST) a la venta.

 

El anime se transmite cada semana.

 

Así es. Yo lo grabo en video para poder verlo. Cuando vi el opening por primera vez, quedé impresionado. Tiene el agregado de los efectos de sonido, de la música y, además, los personajes hablan. El hecho de que mis dibujos se muevan, me ha emocionado profundamente.   

  

¿Usted les ha hecho alguna petición para la animación?

 

No les he pedido nada en particular. Yo pienso que el anime y el manga son cosas diferentes. Además, como no sé mucho sobre animación, se lo confío totalmente a ellos, ya que son una productora de anime. Estoy satisfecho con el resultado. Es una animación moderna con una excelente calidad. Al principio no sabía bien cómo iba a ser, pero fue un hecho afortunado poder contar con el señor Shingo Araki, quien es famoso por crear personajes hermosos. Apenas fue elegido como diseñador de personajes no podía quejarme diciendo: “Él no es mejor que yo”. (Risas) 

 

Es sorprendente, pero Saint Seiya es su primera obra animada, ¿no es así?

 

Así es. Había habido incluso gente que pedía el anime de Ring ni Kakero y Fûma no Kojirô, pero junto a esas voces, también había quienes no lo querían y decían cosas como: “Esos dibujos son una porquería”. Pero con Saint Seiya no parece haber muchas quejas por el hecho de que los dibujos sean diferentes o por alguna voz de algún personaje que no les gusta. Como espectador, pienso que el anime de Saint Seiya es un trabajo bien hecho. Y la música también.  

 

Con el manga y el anime en plena realización y escuchando la música, podemos decir con alegría que: “¡Ah, lo estamos logrando!”. Después de todo, la televisión es poderosa. Incluso los niños que no conocen el manga, pero ven el anime, podrán descubrirlo y decir: “Oh, ¡¿existía una obra como esta?!”. Éste se volvió un gran apoyo para el manga. La animación es bienvenida porque expande la estructura de la obra original.

 

Parece que el señor Kurumada tiene muchas jovenes fans. ¿El número se ha incrementado con Saint Seiya? 

 

Así es… ¿Pero por qué sucede eso? Es porque las chicas tienen un plus a la hora de disfrutar el manga original, ya que hacen cosplay en las convenciones y muchas se entretienen realizando dôjinshis. Su presencia se hace notar, ¿no es así? Después de todo, pienso que la mayor parte de los fans son chicos de entre 12 y 13 años. Si dices que hay muchas chicas entre ellos, ¿no será quizás porque el número total de lectores de la Shônen Jump ha crecido? Por lo tanto, a quienes intento cautivar principalmente son a los chicos de entre 4º año de primaria y 2º de secundaria. Tengo que dibujar una obra de la cual ellos digan: “¡Esto es interesante!”. 

      

Por esa razón, en vez de dibujar buenos mangas, tengo que dibujar sí o sí mangas entretenidos. El objetivo del manga de Kurumada es ser un manga que cuando los niños lo lean lo entiendan fácilmente y pueda entusiasmarlos, sin importar las críticas. Especialmente hoy día, muchos de ellos sufren bullying, pero cuando leen el manga de Saint Seiya logran olvidarse por un momento de eso. Por eso quiero lograr que se sumerjan en ese mundo… Mi intención es que para ellos esto se convierta en una especie de viaje fantástico.

 

¿Usted ha llegado a ver dôjinshis de Saint Seiya?

 

En ocasiones me envían algunos y los veo. Recientemente han hecho cosas muy buenas, ¿no es así? Bueno, yo creo que está bien mientras se diviertan, ¿no lo crees? Pero si hubiera adultos metidos haciendo dinero con eso, pienso que se volvería algo desagradable. Pienso que, si los niños se entretienen con parodias y cosas por el estilo, a mí no me molesta en lo absoluto. Pero si me convirtiera en alguien que persigue las ganancias, entonces tendría que pedirle a esta revista que deje de publicarlos.     

 

¿Saint Seiya es una obra que lo entusiasma?

 

Ha estado apasionándome durante bastante tiempo. Pero lo hace de una manera diferente de cuando tenía 22 o 23, y eso es porque ahora siento que ya he logrado mis metas. He estado dibujando por más de 10 años desde que tenía 20 y Otoko Zaka fue la única obra que no logró obtener el primer puesto ni una sola vez. Por esa razón comencé con Saint Seiya pensando que debía dibujar algo que fuese aceptado por los lectores. En ese sentido, se ha vuelto un gran éxito, ¿no es así? El anime se está realizando y productos de los personajes han salido a la venta. Podría decirse que con esto logré recuperarme de la caída que tuve con Otoko Zaka. No era muy popular, ¿verdad? (Risas.) No puedes publicar en la Shônen Jump si no lo haces de manera agresiva. No será suficiente con que algunas personas piensen que tu trabajo es bueno, si no posees un espíritu combativo del tipo “¡voy a dibujar mangas más interesantes que los demás!”.

 

Dibujó un one-shot intitulado “Shaka”, publicado en el número 13 de la revista, ¿no es así?

 

Cuenta el pasado de Ikki. Pero pienso que hay mucho por dibujar todavía. Por ejemplo, sobre Shun, ¿cómo hizo un hombre tan débil como él volverse tan fuerte desde que llegó a la Isla de Andrómeda? O sobre Hyôga y su maestro a quien aniquiló… Sin embargo, no puedo dibujarlo tan fácilmente, ya que la historia principal tiene que avanzar y posee mayor prioridad. Fue muy bueno que en esta oportunidad pudiera dibujar la historia de Ikki en un one-shot. De cualquier manera, Saint Seiya todavía se encuentra en su parte inicial. En las cartas que me envían los lectores puedo ver que ellos todavía tienen dudas sobre ciertos puntos, así que tendré que ponerme a aclararlos.     

 

Parece que lo que está por venir será interesante.

 

Quiero que así sea, porque la vida de un manga depende de que sea interesante.  

 

¿Cuáles son sus ambiciones para este año (1987)?

 

Debido a que el manga tiene vida, cada semana estoy obligado a sufrir hasta último momento con los tiempos de entrega, así que me pregunto si este año sucederá lo mismo. Me gustaría hacer un trabajo muy bueno, de la misma magnitud que mi sufrimiento. Bien, este será otro año donde volveré a refunfuñar una y otra vez.

 

Para finalizar, ¿qué le gustaría decirles a los lectores de Pafu?

 

Gracias por haber llevado la serie al primer puesto. Lo que hago actualmente no ha cambiado desde los viejos tiempos. He estado haciendo lo mismo desde hace 10 años, y lo seguiré haciendo en el futuro. Y eso es porque pienso que un profesional es aquel que sabe cómo persistir en esto. Alguien me dijo que hay muchas personas con buenas intenciones, pero por más que hayan alcanzado 1 o 2 volúmenes recopilatorios, la pregunta es por cuantos años o décadas podrán durar. Por lo tanto, he estado haciendo esto por 10 años, pero seguiré dando lo mejor de mí por los próximos 20 años. Intentaré no perder de vista las cosas interesantes que tanto les gustan a los chicos. Esa es el deber de un vendedor de mangas, ¿no es así?  

 

Por favor, sigan dándome su apoyo en el futuro. 

 

 

 

Traducción jap.-esp.: Shady